Una elección difícil de tomar, pero ayuda a envejecer en casa

Una elección difícil de tomar, pero ayuda a envejecer en casa


Cómo y cuándo contratar un cuidador para los padres. “El cuidador domiciliario es un apoyo para las familias, ya que ayuda a descomprimir la tarea del cuidador familiar -pareja, hija, hermana- que, en muchos casos, también son adultos mayores”, señaló Dora Vorobechik.16/08/2010 – por Natalia Muñiz, Diario Popular, Buenos Aires

Es importante que la persona mayor participe de la elección del cuidador domiciliario

“No quiero que mi mamá se quede sola, pero no puedo estar las 24 horas con ella”. “Mi papá se cayó y tengo miedo que le pase otra vez”. “Se olvida de las cosas”. “Se perdió en la calle”. “Mis padres están grandes y necesitan ayuda”. Son algunas de las situaciones cotidianas que describen familiares de personas mayores en el Servicio de Cuidados Domiciliarios del área de Adultos/as Mayores de la AMIA (Asociación Mutual Israelí Argentina), donde por día se reciben entre 10 y 15 pedidos de asesoramiento y servicio.

Los especialistas en Gerontología recomiendan que lo mejor es envejecer en casa, junto a la gente que uno/a quiere, con sus objetos, muebles, recorridos, rutina; pero hay ciertas situaciones en la que la persona mayor requiere asistencia diaria -por ejemplo, por fragilidad, discapacidad- y a fin de aliviar la sobrecarga de tareas del cuidador/a familiar y mantener la autonomía del adulto/a mayor es necesario contratar un asistente gerontológico domiciliario -también llamado cuidador domiciliario o cuidador formal- para el día, la noche, o solo algunos días u horas. Cabe destacar que hay otras situaciones, donde es necesaria una internación en una residencia geriátrica, pero eso se tratará en otra nota.

Consultada por cuándo y cómo contratar un cuidador/a domiciliario, la coordinadora de dicho servicio de la AMIA, Dora Vorobechik, explicó que un/a asistente gerontológico no es ni un enfermero/a ni una dama de compañía -como se los/as suele confundir-, sino “una persona que se forma en cursos interdisciplinarios para lo que tiene que ver la asistencia, el cuidado y la contención de los adultos/as mayores en las actividades de la vida diaria”.

“Acá suelen llamar familiares que nos dicen que la mamá está sola y tienen miedo que le pase algo, tuvo caídas o comenzó con los primeros indicios de demencia. Y el/a asistente gerontológico es un apoyo para las familias, una persona que ayuda a descomprimir la tarea del cuidador/a familiar -pareja, hija/o, hermano/a que en muchos casos también son adultos/as mayores-”, señaló.

Las funciones

Al respecto ejemplificó: “Acompaña a la persona mayor al médico, a pedir los turnos; si tiene PAMI, va a buscar las recetas; la acompaña al centro de jubilados/as para que no salga sola a la calle; la ayuda en las actividades de la vida diaria como comer, lo que implica también cocinarle; si la ayuda a bañarse, tiene que mantener la limpieza del baño; se ocupa de lo que son las cosas de la persona que atiende, de hacer la cama, de la habitación”.

Sin embargo, la profesional aclaró que “esto no significa que el cuidador/a se va a poner a limpiar los vidrios ni nada, pero sí se ocupa del orden del espacio de la persona que cuida”.

También otra función es detectar “los signos de alerta, los cambios que puede tener el adulto/a mayor para informarle a la familia y consultar al médico”.

“La idea de contratar a un/a asistente gerontológico domiciliario es contar con una persona que se formó para cuidar a personas mayores y aliviar el estrés familiar y los conflictos. La familia va a seguir teniendo las responsabilidades con/para el adulto/a mayor, pero el cuidador/a formal es un medio para descomprimir la sobrecarga de tareas”, remarcó.

La capacitación

En la AMIA se dicta un curso de asistente gerontológico domiciliario, donde se forma “sobre lo que es un adulto/a mayor -que no es un niño/a y no se lo debe tratar como tal, es una persona con experiencia de vida que necesita respeto y mantener la autonomía-; el vínculo cuidador-adulto mayor; la comunicación, si presenta alguna patología; el manejo del tiempo libre -no como un tiempo muerto sino de estimulación y descubrimiento de habilidades y capacidades-; adaptar lo que tiene en la casa para que pueda seguir teniendo autonomía, por ejemplo, si quiere agarrar un cubierto y tiene dificultad para cortar se le enseña distintas estrategias, como darle un cubierto con un puño más grande”.

También indicó que se enseña “como bañar a una persona que está en cama; la higiene de la dentadura y de los pies; cómo lavarle la cabeza; cómo rotarlo en la cama; cómo hacer la cama con una persona acostada; cómo trasladarla de la cama a una silla sin cargar el esfuerzo en la espalda del cuidador/a; las características de las distintas enfermedades y terminología a fin de entender lo que dice el médico/a y trasmitírselo a la familia; cómo organizar la medicación”; entre otros puntos.

Además, en el servicio que coordina Vorobechik se orienta gratuitamente a las familias: “Vienen, nos cuentan el caso y hacemos un diagnóstico para ver si se necesita un cuidador/a, las características de esa persona mayor, cuáles serían las funciones a cumplir y se selecciona a cuatro o cinco de los cuidadores/as de los que formamos -quienes serían los más idóneos para esa situación-, luego la familia los entrevista y elige”.

En este punto Vorobechik señaló que “es importante que el adulto/a mayor participe de la elección del cuidador/a formal”, dado que es a él/la a quien van a cuidar y “para que no sienta que la familia le mete a alguien en la casa, sino que su opinión es importante, lo cual es un porcentaje de la aceptación, y si no le gustó ninguno/a se sigue buscando y probando con otros/as”.

Los costos

Respecto a la carga horaria del cuidador/a domiciliario, Dora Vorobechik, coordinadora del Servicio de Cuidados Domiciliarios de la AMIA, destacó que depende de cada caso: hay personas que lo/a requieren de día, otras de noche, algunas un par de días o solo los fines de semana, para descomprimir la tarea del cuidador/a familiar.

Sobre los costos, la profesional señaló que eso lo maneja directamente el cuidador/a formal con la familia. Sin embargo comentó que “hay personas que piden a la obra social que colabore con el pago”.

Asimismo indicó que “el Gobierno de la Ciudad cuenta con un programa de auxiliares domiciliarios, a través del cual una asistente social estudia el caso y se puede pedir que el Gobierno se haga cargo de una parte del pago o, según la situación familiar, del pago completo”.

En tanto, agregó que cuando a la AMIA “llega un caso de una familia que no tiene recursos se deriva al Servicio Social, donde se lo evalúa y se ve qué tipo de colaboración puede prestarse”.

Más lugares

Cabe destacar que la Dirección Nacional de Políticas para Adultos Mayores, dependiente de la Secretaría de Niñez, Adolescencia y Familia, del Ministerio de Desarrollo Social cuenta con el programa de Cuidados Domiciliarios. También la obra social PAMI tiene el Programa Nacional de Atención Domiciliaria.
_________________________

Fonte: Diário Popular Online.

http://www.popularonline.com.ar/nota.php?Nota=535903&fechaEdicion=2010-07-25+00%3A00%3A00

http://portaldoenvelhecimento.org.br/noticias/cuidados/una-eleccion-dificil-de-tomar-pero-ayuda-a-envejecer-en-casa.html

 

 

“Argentina encabeza el desarrollo de políticas gerontológicas”

DES. SOCIAL - 22 DE NOVIEMBRE

“Hay un Gobierno que le da importancia a los mayores”

 “Argentina encabeza el desarrollo de políticas gerontológicas”

 La directora de Políticas para Adultos Mayores, Mónica Roqué, señaló que la región se encuentra con un escenario de envejecimiento poblacional “inédito” y que “Argentina lidera el grupo de trabajo para generar una convención internacional que proteja los derechos de los mayores en todo el mundo”.

En declaraciones en el programa “La Mañana”, de Radio Continental, la directora de Políticas para Adultos Mayores, Mónica Roqué, habló sobre el Primer Congreso Latinoamericano de Gerontología Comunitaria, que se llevó adelante en la Argentina hasta el sábado pasado e hizo un análisis de la situación de los adultos mayores en el país y en el mundo.

“Desde el Ministerio de Desarrollo Social hace ocho años que estamos trabajando fuerte en lo que hemos denominado una vejez activa, productiva y saludable”, destacó Roqué, quien señaló que Argentina es actualmente uno de los países más envejecidos de la región – con una esperanza de vida de casi 80 años para las mujeres y 73 para los varones.

Roqué dice que “en los últimos 50 años la esperanza de vida aumentó 20 años en la región latinoamericana” y que “los proyectos y los debates que se generaron durante el Congreso tienen que ver con esta nueva realidad, un escenario muy diferente a la primera mitad del siglo XX”.

En ese sentido, la funcionaria de Desarrollo Social sostiene que “para definir políticas sociales tenemos que definir una edad y ofrecer oportunidades de acuerdo a cada realidad”.

“Hay tres ejes con las que trabajamos con los adultos mayores: la estimulación de la participación, con la transmisión de lo que las personas saben y con el cuidado de las personas mayores que llegan en condiciones de fragilidad”.

A su vez, destacó que la semana pasada Desarrollo Social firmó un convenio con IOMA para mejorar la atención domiciliaria de los mayores. “Pensamos que las personas tienen el derecho de envejecer en su casa, en su barrio, ese es el enfoque comunitario que rescatamos y que se plasmó en el Congreso”.

Roqué destacó que “Argentina encabeza el desarrollo de políticas gerontológicas porque hay un Gobierno que le dio importancia a los mayores”. Señaló que “eso permitió que Argentina lidere el grupo de trabajo en ONU y OEA para desarrollar una convención internacional que proteja los derechos de los mayores de todo el mundo”.

http://www.prensa.argentina.ar/2011/11/22/25904-argentina-encabeza-el-desarrollo-de-politicas-gerontologicas.php